Rellenos cutáneos

La aparición de arrugas, pérdida del perfil o volumen de una zona de la piel son las principales indicaciones de los rellenos cutáneos. Son varios los materiales utilizados, pero el producto estrella por sus resultados y alto perfil de seguridad sigue siendo el ácido hialurónico. La finalidad de los tratamientos con rellenos siempre es conseguir pequeños cambios consigan grandes resultados.

Ver tratamiento

Rellenos cutáneos

¿Cuáles son los principales productos de relleno facial utilizados en Medicina Estética?

Estos productos los clasificamos según sean reabsorbibles o no reabsorbibles. La principal ventaja de los primeros es su gran seguridad, al ser materiales no extraños en nuestra piel, la cual se encarga de ir eliminándolos progresivamente a lo largo del tiempo. El paradigma de material de relleno reabsorbible es el ácido hialurónico, que continúa siendo el más utilizado de todos. Los principales productos de relleno son:

  • Ácido hialurónico
  • Hidroxiapatita cálcica
  • Ácido poliláctico
  • Policaprolactona
  • Poliacrilamida

¿En qué consiste el tratamiento con rellenos faciales de ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un componente esencial de nuestra piel que confiere flexibilidad y firmeza a la misma, pero que disminuye con el paso de los años. El relleno con ácido hialurónico consiste en la aplicación mediante inyección superficial de una pequeña cantidad de este material, con lo que conseguimos recuperar el volumen perdido, corregir las arrugas de la zona y aportar hidratación y firmeza al área tratada.

Realizamos este tipo de rellenos en surcos nasogenianos, comisuras, pómulos, perfilado de labios y zonas de cicatrices o depresiones. En la mayoría de las ocasiones no es preciso la aplicación de anestésicos locales.

Los efectos son visibles en el mismo momento del tratamiento y máximos a los pocos días del mismo. Al aplicar pequeños volúmenes de ácido hialurónico no afectamos a la expresión facial, pero sí conseguimos dulcificar los contornos, corregir las arrugas, aportar volumen en áreas deprimidas y mejorar el aspecto de la piel. Al tratarse de un material propio de nuestra piel, es reabsorbible, permaneciendo sus efectos entre 12 y 18 meses.

Probablemente, junto con los tratamientos con toxina botulínica, es uno de los tratamientos estéticos no quirúrgicos más espectaculares, por su sencillez de aplicación, seguridad y efectos inmediatos.

¿Son de la misma calidad todos los materiales de relleno?

No. Debemos saber que desgraciadamente existen productos no autorizados, de menor calidad o mal utilizados, que se siguen empleando actualmente en distintos centros no médicos. Es nuestro deber y obligación conocer qué productos se emplean en cada tratamiento, al igual que la marca comercial utilizada. Además, es de obligado cumplimiento mantener un registro de todos los productos utilizados en cada uno de los pacientes a los que realizamos este tipo tratamiento.

La utilización de las mejores marcas de cada uno de los productos que aplicamos a nuestros pacientes es nuestro sello de calidad y la máxima seguridad que siempre nos exigimos.

¿Qué zonas pueden tratarse con rellenos cutáneos?

Casi cualquier localización puede beneficiarse de este tipo de tratamientos, ya sea para recuperar el volumen, corregir las arrugas o mejorar la forma. Las zonas en las que los utilizamos más frecuentemente son:

  • Surcos nasogenianos: son las arrugas que se inician en el ala nasal y llegan hasta la zona de la mandíbula. Con el paso de los años se hacen más evidentes tanto por el aumento propio de la arruga como por la pérdida de tensión del tercio externo de la cara. Se utiliza preferentemente el ácido hialurónico y es probablemente el relleno más solicitado por nuestros pacientes.
  • Labios: la utilización de ácido hialurónico en esta zona ha supuesto una revolución en los últimos años. Ya no hablamos de aumento de volumen de labios, sino que existen diferentes alternativas como el perfilado del labio, tratamientos de hidratación aumentando su “jugosidad”, corrección de las comisuras, etc. Podemos conseguir mejorar la apariencia de los labios con sencillos tratamientos y sin aumentar el volumen de la zona necesariamente.
  • Código de barras: la aparición de líneas verticales alrededor de los labios también puede corregirse sin necesidad de aumentar el volumen del labio.
  • Mejillas y pómulos: La pérdida de volumen y tensión de estas zonas ocasionan una pérdida de armonía facial que puede contrarrestarse con estos materiales de relleno.
  • Rinomodelación: consiste en una corrección no quirúrgica de las alteraciones en el perfil y punta de la nariz. Se utiliza ácido hialurónico para conseguir elevar la punta de la nariz y alinear en puente nasal. Es un tratamiento que consigue grandes resultados en pocos minutos, sin cirugía y que permanecen una media de 12 meses.
  • Ojera: la zona de la ojera es un motivo frecuente de consulta. Con ácido hialurónico podemos atenuar el oscurecimiento de la misma y evitar ese indeseado “escalón” que en ocasiones se aprecia entre el salto entre la propia zona de la ojera y la mejilla.
Cita online

*Contactaremos a la mayor brevedad posible para confirmar la cita

En cumplimiento del nuevo reglamento de protección de datos le informamos que sus datos personales quedarán incorporados y serán tratados en los ficheros de CLÍNICA DERMATOLÓGICA DRES.HERNÁNDEZ-GIL, con el fin de poderle prestar nuestros servicios, así como enviarle comunicados informativos o comerciales. Asimismo, le informamos de la posibilidad de que ejerza los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal a info@dermahg.es