Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que se producen a través de las relaciones sexuales. La Venereología es la parte de la Dermatología que se encarga de su diagnóstico ya que la mayoría de los estos procesos se manifiestan en la piel y mucosas. Entre ellas encontramos el herpes simple, verrugas genitales por el virus del papiloma humano (VPH), uretritis VIH y sífilis.

La salud sexual es necesaria en cualquier sociedad. Para ello, es conveniente evitar conductas sexuales de riesgo. Además, es aconsejable consultar con el dermatólogo en caso de sospecha, ya que algunas de estas enfermedades no se presentan con síntomas.

Ver tratamiento

Enfermedades de transmisión sexual

¿Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes?

  • El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual frecuente, provocada por el virus del herpes simple. Se caracteriza por la aparición en el área genital de unas pequeñas vesículas agrupadas sobre una base roja e inflamada, acompañadas de dolor. En 1 o 2 semanas tienden a desaparecer espontáneamente. El problema es la posible recidiva de las lesiones en tiempo variable, lo que condiciona una disminución en la calidad de vida y de las relaciones sexuales de pareja. Existen tratamientos eficaces para acortar la evolución del proceso y evitar las recidivas.
  • Los verrugas genitales (condilomas acuminados) están producidas por el virus del papiloma humano, del que se conocen distintos genotipos causantes de diversas infecciones. Se caracterizan por la aparición de lesiones excrecentes, verrugosas en áreas genitales masculina y femenina. El mayor problema son las infecciones provocadas por los genotipos 16 y 18 del VPH, que tienen capacidad oncogénica y se les considera responsables del 65 % del cáncer de cuello uterino en mujeres. Las lesiones pueden tratarse mediante agentes tópicos que son capaces de destruirlas y la crioterapia. La vacuna del virus del papiloma se considera eficaz para la inmunización contra este virus, estando incluida en el calendario vacunal entre los 11 y 12 años.
  • La uretritis es la infección de la uretra por diversos agentes infecciosos. Aunque las más conocidas son las provocadas por la Neisseria Gonorreae o gonococo dando lugar a la llamada Gonorrea, en las últimas décadas han aparecido diversas infecciones uretrales por agentes infecciosos diferentes, dando lugar a las llamadas uretritis no gonocócicas, de la que la más frecuente y conocida es la provocada por clamidias. Los síntomas de la uretritis son distintos en el hombre y en la mujer, ya que el tamaño de la uretra también es diferente. El escozor uretral, la disuria o dolor al orinar, con micciones frecuentes e incompletas y sobre todo la aparición de secreción purulenta a través del meato urinario, son los síntomas principales de este proceso. Afortunadamente disponemos de un arsenal terapéutico antibiótico eficaz para estos procesos.
  • La sífilis también es una de las clásicas e históricas enfermedades venéreas. Presenta una clínica que se caracteriza por evolucionar en varias fases o períodos. En el período primario o chancro sifilítico aparece una lesión ulcerada y no dolorosa habitualmente en el área genital. Si el paciente no es diagnosticado y tratado, la lesión tiende a desaparecer espontáneamente en varias semanas, pero la enfermedad, lejos de curar, pasa a otro período llamado secundario en el que suelen aparece distintas lesiones en la piel. Aunque el diagnóstico no suele ser complicado, con pruebas analíticas de confirmación muy seguras, y el tratamiento actual con penicilina es muy eficaz, si la enfermedad no es detectada y tratada, persiste, con otros períodos más tardíos que pueden dar lugar con el tiempo a graves consecuencias en distintos órganos y sistemas del cuerpo.

El éxito en la lucha contra las enfermedades venéreas se basa en campañas de concienciación y prevención de estas enfermedades, el uso de métodos profilácticos y diagnóstico y tratamientos precoces, no sólo de los pacientes sino también de sus parejas sexuales.

Preguntas frecuentes sobre enfermedades de transmisión sexual:

Nuestros pacientes en muchas ocasiones nos preguntan sobre temas relacionados con las enfermedades de transmisión sexual. Hemos querido recopilar varias de las preguntas más frecuentes, pero siempre recomendamos a los pacientes evitar buscar información médica no contrastada por internet y siempre consultar con su Dermatólogo.

¿Las enfermedades de transmisión sexual se pueden contagiar sin contacto sexual?

La mayor parte de los gérmenes que causan ETS son poco viables y mueren rápidamente cuando abandonan el cuerpo humano por lo que el contagio no sexual es poco probable. No obstante, hay casos de contagio no sexual por contacto con objetos contaminados como material de laboratorio, toallas, etc. Si se lleva una buena higiene y medidas universales de protección hay pocas posibilidades de transmisión indirecta de estas enfermedades.

¿El sexo oral puede contagiar estas enfermedades?

Sí. La boca es un lugar donde con cierta frecuencia y debido a este tipo de relación pueden manifestarse estas enfermedades. No es nada infrecuente el chancro sifilítico oral, las verrugas por el virus del papiloma, las gonococias, etc. El sexo oral siempre debe seguir las mismas recomendaciones de protección que el resto de relaciones sexuales.

¿El preservativo es totalmente seguro para la prevención de estas enfermedades?

El preservativo es el mejor método barrera frente a las ETS, pero hay que señalar que alguna de estas enfermedades puede localizarse fuera del área que cubre el preservativo, por lo que no ofrece una seguridad del 100 % frente a todo tipo de ETS. Siempre que se mantengan relaciones sexuales de riesgo es conveniente consultar con su dermatólogo.

¿Todas las enfermedades de transmisión sexual se manifiestan con síntomas en genitales?

Dependiendo de las distintas formas de relación sexual las enfermedades pueden transmitirse y manifestarse en otras localizaciones.

¿Se puede tener una ETS sin presentar síntomas?

Sí. Existen las infecciones subclínicas o asintomáticas, es decir con poca o ninguna sintomatología por lo que no se puede excluir algunas ETS por el hecho de presentar pocos o ningún síntoma.

¿Qué se recomienda para la prevención de las ETS?

  • Evitar conductas sexuales de riesgo
  • Usar preservativo.
  • Acudir al médico ante el menor síntoma de sospecha

¿Deben las mujeres consultar al médico si su pareja sexual tiene verrugas genitales?

Las infecciones genitales por el virus del papiloma humano son más complejas en la mujer que en el hombre por la posible colonización del virus en el cuello del útero y su relación con el cáncer de cérvix. Cualquier mujer pareja sexual de un paciente con verrugas genitales debe consultar con el ginecólogo para exploración, visualización del cuello uterino y realización de citologías, tanto si presenta síntomas como si no.

Cita online

*Contactaremos a la mayor brevedad posible para confirmar la cita

En cumplimiento del nuevo reglamento de protección de datos le informamos que sus datos personales quedarán incorporados y serán tratados en los ficheros de CLÍNICA DERMATOLÓGICA DRES.HERNÁNDEZ-GIL, con el fin de poderle prestar nuestros servicios, así como enviarle comunicados informativos o comerciales. Asimismo, le informamos de la posibilidad de que ejerza los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal a info@dermahg.es